INFO | CIGARROS | COMO CORTAR UN CIGARRO
COMO CORTAR UN CIGARRO
        Una vez que hemos elegido un buen cigarro, debemos proceder con la “ceremonia” del corte y encendido del mismo.

        En primer lugar, para realizar el corte lo mejor es utilizar el cortacigarros (una pequeña guillotina) que corte la parte trasera del cigarro de una forma limpia y precisa. También existen  unas tijeritas especiales para estos menesteres. Por supuesto, que se puede hacer con cualquier otro instrumento de corte, aunque no sea tan adecuado.

        Por otra parte, no es aconsejable introducir un palillo, una cerilla o cualquier otro elemento fino para perforar el cigarro. Eso hace que se presione el tabaco de la parte trasera, y puede hacer que el cigarro no “tire” en condiciones.

En referencia a la vitola del mismo, podemos añadir que la misma es una cuestión estética que no afecta ninguna de las características esenciales del cigarro (olor, sabor, etc.). Si es de su preferencia retirarla, debe hacerlo con cuidado de no dañar la capa del cigarro.

No obstante, el elemento de corte  debe estar bien afilado para evitar desgarros en el cigarro e incluso puede llegar a “desarmarlo”. Dicho corte debe realizarse de forma precisa, dejando al descubierto un trocito de la tripa, pero con cuidado de que no sea una abertura excesivamente grande. En éste sentido, los expertos argumentan que el corte debe hacerse justo encima de la línea donde el gorro se une a la capa. Por tal motivo, el objetivo es crear una apertura lo suficientemente amplia para asegurar un tiro adecuado y al tiempo evitar que la capa se desprenda.

Hacer un buen corte no es una mera cuestión estética, sino que es fundamental a la hora de fumar un buen puro, pues será determinante para la correcta combustión, lo que redundará en apreciar de forma adecuada todo el sabor.